Sony por Fony

fony logo

#‎Fony‬

Que te convoquen por ser un early adopter, es normal.
Que te premien por crear contenido en la comunidad, es agradable.
Que te regalen productos por considerarte influyente, es parte de la diaria tonteria corporativa con la realidad digital.
Que te ninguneen como cliente ….es inentendible

Pocas veces una compañía generó tanto asco a su propia marca
(Sony Mobile Sony España con Sony Xperia)

Mi Sony Xperia en 2014 entro 5 veces a reparaciones
Y sigue fallando.

Hoy, esto colmó el vaso: me piden que escriba una historia descriptiva (por 5ª vez) y la envíe a un apartado de correos ignoto en Madrid y que en algún momento, en el próximo mes, tendré alguna clase de respuesta.

Ahora toca OCU, abogados y posts por el próximo milenio.
Jódete Sony. Jódete, porque ahora sí, me das asco.

(Texto original de Armando Liussi)

Y yo por dónde paso?

Si sueles ir por ahí, caminando de vez en cuando por la calle, yendo a lugares y viviendo tu vida, sin duda has coincidido con estos amables conductores que creen que su tiempo y sus prisas son más importantes que los tuyos.

Quizás tengan razón, mira. Quizás tú y yo sólo seamos unos pobres infelices que comparten planeta con ellos, seres superiores.

Pero después caigo en la cuenta de que me da lo mismo lo que piensen. Eso está claro. O que tengan los minutos contados como para buscarse un mejor sitio para aparcar. Porque cuando vivimos en sociedad (y la última vez que lo comprobé era así como vivimos) implica que si no encuentras dónde aparcar, sigues circulando. Y si tu pequeño tiene que caminar 100 metros más, que así sea.

Porque tú habrás aparcado donde te sale del moño, pero el resto de nosotros no podemos seguir nuestro camino por porque estás en el medio. Capisci?

Y para los ingenuos de mente, algunos ejemplos de cómo no hacerlo:por donde paso

Dato anexo: estas cuatro fotos han sido tomadas en un radio de 100 metros y en sólo 2 días. Y elegí sólo estas, porque tengo más!

Rodrigo Rato y el mercadillo de los martes

Podríamos utilizar un montón de adjetivos para describir la figura de Rodrigo Rato (aunque el que más suena últimamente es el de Chorizo”) Claro que cada uno tiene su favorito: ladrón, corrupto, aprovechado, inmoral. Y hasta HdP, aunque esto último no entre en la categoría de adjetivo y sí en la de descripción.

Pero lo que no sabíamos es que a Rato le gusta salir de mercadillo. Sip. Así como lo lees.

El juez le impone una fianza de 3 millones de Euros (calderilla), y él, ni corto ni perezoso le replica: “a cuánto lo dejamos? Es que yo ya devolví parte y quiero una rebaja”

REBAJA. Sí: el señor quiere una rebaja. “Es que ahora no me pilla bien esto de desembolsar esa cantidad, oiga”

Si en este momento se te ha quedado la cara de estúpido, estas en la senda correcta.

 

Secuestro

Sony, no quiero alarmarte, pero te han secuestrado. Quizás aun no te hayas dado cuenta, por eso del Síndrome de Estocolmo, pero es así.

Hace un momento he hablado con uno de tus chicos (sí, ya sé, me había prometido a mí misma que no lo volvería a hacer, pero no me dejas otra opción) Tu chico me ha confirmado lo que suponía desde hacía meses: tu secuestro es algo de lo cual nadie habla, pero es muy real.

Sabes tan bien como yo que nuestra relación lleva ya unos cuantos años. He estado contigo para jugar, para hablar, para ver y escuchar las cosas más interesantes de nuestro tiempo. He hablado con mis amigos de lo mucho que me gustas. Los he invitado a conocerte. Pero quiero que sepas que me arrepiento. Porque no eres capaz de entender que tu secuestro es culpa tuya y sólo tuya.

Tenías unas grandes cosas que compartir, pero olvidas que la cadena es tan fuerte como su eslabón más débil.  Y tu cadena se rompe por donde pasa la Atención a los Detalles (aunque algunos lo llamen Atención al Cliente)

Te olvidas que siempre supimos que los términos de nuestra relación los pongo yo. En algún momento pensaste que tenías algún control. No te equivoques: muchas veces dejé que lo creyeras para mantenerte contento, pero soy yo la que marca cuándo se acaba esto. Y hasta aquí llega mi amor. Porque no soporto ver cómo prefieres pensar en pequeño.

Pero tengo que volver a lo que estábamos: Tu chico me ha confirmado que tu secuestrador juega contigo. Que es él quien te sopla al oído las palabras que tienes que decirme. Y te cuento: esas palabras que te obliga a decir son horribles.

Para que nos quede claro a ambos: Es tu empresa de reparación de terminales la que lleva 18 meses de chapuzas, la que no arregla algo que no funciona desde que he recibido mi terminal, y es él el que me dice que piensan arreglarlo por quinta vez, a pesar de queda claro que es un terminal que está mal fabricado. Ya llevo (en total y juntando todos los días de reparación) 3 meses sin móvil, y sabes muy bien cómo me cabrea eso.

¿No tienes nada que decir? ¿No eres tú, Sony, el padre de Xperia? ¿No tendrías que dar un golpe en la mesa y gritar: “esto no funciona, yo me hago cargo”?

Lamento que tu respuesta sea no. Porque me obligas a responder lo mismo.

Tu secuestrador dice que va a seguir arreglando su chapuza. Y tú, sentadito, asientes con la cabeza. Y cuando yo levanto la voz, tu respondes que no puedes hacer nada.

Lamento ver cómo te has convertido en un calzonazos. Es una imagen tan desagradable, que no pienso quedarme a verla.

Que tengas suerte en la vida. Pero recuerda que la mano de tu secuestrador aprieta hasta dejarte sin aire.